Definición, tipos y funcionamiento de los recubrimientos intumescentes

 En construcción de estructuras metálicas, diseño de estructuras metálicas, estructuras metálicas Monterrey

Cierto es que el mismo diseño de estructuras metálicas proporciona a estas una excelente resistencia a diversos factores, como el fuego, sin embargo, es sumamente conveniente hacer uso de productos adicionales para multiplicar dicha resistencia. Uno de esos productos son los llamados recubrimientos intumescentes, los cuales ofrecen una solución económica y práctica para la protección contra incendios.

Cuando se exponen a altas temperaturas, estos recubrimientos sufren una reacción termoquímica compleja, que los obliga a expandirse y volverse menos densos; como resultado, pueden proteger diferentes elementos de construcción de los efectos dañinos del fuego.

La protección contra incendios es necesaria para toda construcción de acero. Como se sabe, las altas temperaturas causan que las estructuras de acero pierdan su capacidad de carga y, eventualmente, se doblen y colapsen. Ahí es donde entran en juego los recubrimientos intumescentes. A medida que estos disminuyen en densidad y aumentan en volumen en presencia del calor, se convierten en barreras aislantes que son exponencialmente mayores que las barreras provistas por la pintura regular.

La propiedad de resistencia al fuego de los recubrimientos intumescentes permite que las estructuras metálicas Monterrey retengan su resistencia en caso de incendio, al tiempo que prolongan significativamente el tiempo que toma el acero para alcanzar temperaturas de falla críticas. Por lo tanto, los recubrimientos intumescentes les dan a los ocupantes del edificio el tiempo suficiente para escapar y mejorar la capacidad de los bomberos para controlar un incendio.

Ahora bien, estos recubrimientos se dividen en dos categorías principales: de película gruesa y delgada. Originalmente desarrollados para aplicaciones marinas, los de película gruesa son productos típicamente a base de epoxi sin disolventes y tienen espesores de hasta 25 mm. Por otro lado, los de película delgada son recubrimientos a base de agua con un espesor de película de menos de 5 mm. Cuanto mayor sea el grosor al que se aplican los recubrimientos intumescentes, mejor será la protección del sustrato.

Esperamos les haya gustado esta entrada. No olviden contactarnos si desean los mejores servicios de construcción de estructuras metálicas, y tampoco olviden adquirir este tipo de recubrimiento para que optimizar la resistencia contra el fuego de su edificio.

Publicaciones recientes
durabilidad-resistencia-tiempo-construccion-ahorro-estructuras-aceroestructuras metalicas para techos