La pintura intumescente: el salvavidas que no conocías

La pintura intumescente es un sistema de control de fuego por medio de la aplicación de capas materiales que proporcionan protección a las estructuras metálicas. Dependiendo del diseño de las estructuras, el sistema puede proteger a la estructura retardando el efecto del fuego hasta por 4 horas. Según las normas actuales del comportamiento del acero esta tenderá a colapsarse cuando haya alcanzado una temperatura superior a los 500º Celsius por lo que la pintura intumescente deberá hacer reacción desde los 200º Celsius.

El material con el que están hechas las pinturas intumescentes tiende a formar una espuma que actúa como retardante y sellador, esta espuma se consumiera lentamente mientras el fuego esté presente; siendo éste el efecto principal de este tipo de pintura.

Cuando aplicamos estos sistemas debemos considerar que el espesor y capas qué utilicemos será de vital importancia para garantizar el tiempo de retardo al fuego, además de una correcta aplicación por lo que requerimos personal calificado para utilizarlo sobre la estructura metálica.

También debemos considerar que para aplicación se requiere un tiempo de curado mayor a otras pinturas que normalmente se utilizan para la estructura; por lo que podemos llegar a tener incrementos considerables en la mano de obra y el tiempo de entrega, es por esta razón qué su aplicación no es muy barata siendo casi del mismo valor o más que el precio que tengamos por kilo del acero.

Por el precio y las propiedades de este tipo de pintura normalmente llegamos a ver su uso en bodegas y naves industriales que manejen químicos y combustibles altamente inflamables, aunque también es común su uso en hoteles oficinas y residencias, aunque en este caso depende más del análisis de riesgos de cada proyecto y la normativa que aplique en la localidad.

Es importante que consideremos que la pintura intumescente no es un sistema que pueda apagar el fuego sino más bien un sistema que ayuda a retrasar el efecto que el fuego puede tener sobre la estructura por lo que su reacción se le conoce como pasiva. Sus principales ventajas son:

  1. Reducir el riesgo por colapso de la estructura.
  2. Reducir riesgo de propagación de fuego por conducción térmica del acero.
  3. Dar suficiente tiempo a los bomberos para llegar a controlarlo por lo que se considera un sistema de protección pasiva contra los incendios.
  4. Efecto sellador que evita el riesgo de transmisión de calor.
  5. No tiene efectos sobre la geometría y dimensiones de los elementos de acero.
 

Algunas desventajas:

  1. Se requiere mano de obra certificada.
  2. Mayor tiempo de instalación.
  3. Costo alto.
  4. Si la estructura está expuesta al ambiente se requiere una capa de protección adicional para corrosión.

Si te ha gustado, comparte!

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Todos los derechos reservados © 2021 Grimosa.

Ir arriba
¿Necesitas ayuda? ¡Contáctanos!